Mejora de la capacidad de los equipo para la gestión de sus funciones compartidas, repartidas y delegadas, afrontamiento de crisis y conflictos y gestión eficaz de los recursos de todo tipo, incluido el tiempo.