Está demostrado que atender a la inteligencia emocional en los procesos educativos, incide en una menor propensión a realizar comportamientos disruptivos, agresivos o violentos, el aumento del rendimiento escolar y una tendencia menor al consumo de sustancias adictivas.