En la adolescencia, junto al estallido hormonal de la pubertad, se produce la mielinización del cerebro, lo que supone una especial sensibilidad a neurotransmisores como la dopamina o la oxitocina. La adecuada estimulación de la inteligencia emocional permite gestionar con mayor eficacia los impulsos emocionales.