En el seno familiar se establecen las relaciones cotidianas más importantes de nuestra vida. El desarrollo de la inteligencia emocional proporciona herramientas para cuidar y restablecer, en su caso, los vínculos familiares positivos.