Para los y las profesionales de la intervención socio-educativa, adoptar un enfoque emocional propone un mapa para establecer intervenciones más certeras en las que las personas se convierten en generadoras de cambio y mejora de sus propias competencias.